Blog Financiero para Fuerzas Armadas y Seguridad | AMFAYS
Educación Financiera Tips

Kakebo, el método japonés para ahorrar en 5 pasos

Como dicen en Japón, cumplir con tu ikigai –o propósito personal– tiene más que ver con la organización, sobre todo cuando hablamos de gastar el dinero. Bajo esta premisa nació hace cientos de años Kakebo –en japonés significa libro de cuentas del hogar–, una herramienta que les ayuda a ahorrar, que requiere de cierta metodología, pero no necesita muchos recursos: apenas una libreta, algo con lo que escribir y, eso sí, constancia y fuerza de voluntad.


La ideóloga de este método fue Hani Motoko, considerada la primera mujer periodista de Japón, quien quiso buscar una forma de que las esposas pudiesen manejar la economía familiar eficientemente. “Aunque Japón es una cultura tradicional en muchos aspectos, el kakebo fue una herramienta liberadora para las mujeres, porque les daba el control sobre las decisiones financieras”, escribió Fumiko Chiba en su libro Kakeibo: El arte japonés de ahorrar dinero.

¿Cómo funciona?

El sistema es fácil, pero requiere constancia. Lo primero es registrar tus ingresos y gastos, más el ahorro que puedas asumir para saber con cuánta plata contás para pasar el mes. 

  • Ingresos. Lo primero es poner en claro todo el dinero que entra a tu favor mes a mes, ya sea sueldo, plata de trabajos extras, regalos, devolución de impuestos, etc.
  • Gastos fijos. En otra columna anotá todos aquellos gastos mensuales recurrentes, como los servicios, el alquiler, expensas, etc.



  • Tu ahorro. Acá hay dos opciones. La primera es ahorrar de antemano y, por lo tanto, restarlo también a los ingresos, como si fuera un gasto fijo más. La alternativa es esperar a fin de mes para ahorrar el sobrante de tus gastos semanales. Sea cual sea la forma de ahorro que elijas, es fundamental tener en claro cuáles son tus metas para ver si las vas cumpliendo y tomar las medidas de corrección oportunas al hacer el balance del mes.
  • Presupuesto. A los ingresos, restales los gastos fijos para saber cuál es tu presupuesto mensual para tus gastos semanales.
Tus gastos semanales. Anotá todos los días tus consumos, divididos en distintos rubros: supervivencia (comida, salud, transporte), ocio y vicio (salidas, ropa, cosméticos), cultura (libros, espectáculos, películas) y extras (regalos, viajes, arreglos de la casa). Si restás el total de tus gastos semanales a tu presupuesto, te da el balance final.

Fuente:
https://www.lanacion.com.ar
https://www.latercera.com/

 

Ir a la barra de herramientas